La digitalización de procesos y productos modifica las reglas de juego en todas las industrias, y el sector salud no es la excepción. Las expectativas del cliente aumentan en materia de servicios de salud; por ende, en este escenario, es muy importante que los prestadores  incorporen las últimas tecnologías a su negocio y a su arquitectura de TI.

Los prestadores de salud son cada vez más conscientes de que las tecnologías digitales no son solamente utilitarias, sino que constituyen un activo estratégico. Sin embargo, un estudio de McKinsey de abril de 2017 revela que la mayoría de las empresas del sector médico y farmacéutico demoran la transformación digital en comparación con empresas de otros sectores, como turismo y hotelería, retail y telecomunicaciones. Según los autores del informe, los esfuerzos del sector salud por promover la transformación digital están prácticamente paralizados en comparación con otras industrias.

Los sistemas antiguos obstaculizan el desarrollo del sector salud

Las razones de esta demora se relacionan con algunas características propias del sector, donde la tecnología tiene una influencia significativa. La principal es la gran cantidad de sistemas antiguos instalados como rompecabezas, lo que torna aún más engorrosa la inversión en digitalización.

Estos sistemas heredados hacen que la transformación digital sea más lenta, lo que deja a los prestadores más tradicionales rezagados cuando se los compara con organizaciones conocidas como “nativas digitales”. Las principales empresas líderes del sector se consideran empresas digitales, adaptables y colaborativas.

La transformación digital es esencial para mantener la competitividad, sobre todo, con clientes cada vez más digitales. Sepa cómo pueden alcanzar el éxito las empresas del sector salud en su viaje hacia la digitalización:

  1. Identifique y priorice las principales fuentes de generación de valor

De acuerdo con el informe de McKinsey, el primer paso para alcanzar el éxito en la transformación digital es identificar las áreas donde la empresa ofrece más valor a sus clientes y a otros interesados para luego determinar la forma en que las nuevas tecnologías pueden estimular esas áreas y actividades específicas.

  1. Mejore la prestación de servicios

Después de definir las prioridades, es necesario enfocarse en determinar cuál es el mejor mecanismo para distribuir productos y prestar servicios digitales a clientes e interesados. En la mayoría de los casos, las empresas deben entender las necesidades del cliente y repensar su flujo de trabajo y sus procesos para transformarlos en actividades que se puedan automatizar, virtualizar y personalizar por medio de insights en tiempo real.

  1. Modernice su infraestructura de TI

Después de definir las prioridades, es necesario determinar si su infraestructura de TI está habilitada para dar soporte técnico a sus actividades. Es necesario invertir en un framework único, y los datos deben configurarse de acuerdo con el uso que se dará a las actividades de la empresa. De este modo, las organizaciones pueden establecer una fuente segura para recibir información crucial relacionada con productos y clientes.

  1. Mejore sus capacidades esenciales de gestión

Para impulsar la transformación digital en el sector salud, las empresas deben conformar un grupo de empleados con una vasta experiencia en tecnología, con enfoque en la digitalización, y garantizar que pueden conquistar a los mejores talentos del área.

La cultura empresarial también es un elemento crítico a tener en cuenta. Los prestadores de salud deben promover un entorno de trabajo abierto a nuevas ideas y con buenas prácticas. También, es necesario comunicar de forma clara las prioridades de inversión y revisarlas con regularidad.

Para saber cómo mejorar la experiencia del cliente en el sector salud por medio de una CX omnicanal, lea el e-book de Genesys Guía para una experiencia de cliente omnicanal en el sector de prestadores de salud.